Los animales en Halloween Imprimir
Seguridad - Las fiestas
Escrito por F. Altarriba   

El 1 de noviembre los celtas honraban a Samhain, el caballero de la muerte; para ahuyentar a los malos espíritus, la noche anterior, en la que los muertos venían a pedir alimento a los vivos, se encendían fogatas y se sacrificaban animales e incluso humanos. Esta fiesta había sido unificada por los romanos con sus Fiestas de Pomona, en honor de la diosa de los árboles frutales, que celebraban en la misma época del año.

El Cristianismo rechazó ambas celebraciones, y en su lugar instituyó para ese 1 de noviembre el "Día de Todos los Santos", en inglés "All Hallow Day", y la noche anterior, la del 31 de octubre, se denominó "All Hallow Even". Ésta última, con sus contracciones idiomáticas, derivó en "All Hallow E'en" y en el actual "Halloween".

La llegada de irlandeses a Estados Unidos a mediados del siglo XIX la popularizó en aquel país y, en 1921 se celebró el primer desfile de Halloween, en Minnesota (USA). A partir de ahí la fiesta fue evolucionando hasta hacerse masiva en los años 80, sobre todo por influencia del cine y la televisión americanos.

Explicado esto casi a título anecdótico, recogemos ahora algunas recomendaciones de la ASPCA para esta fiesta, en concreto para con los gatos, dado que en nuestro país cada vez tiene mayor popularidad y participación.

10 puntos básicos para Halloween

Precauciones de sentido común para mantener a los animales de compañía a salvo y sin pasar estrés en esta fiesta:

  1. No dejar a los animales en el jardín o patio durante esta noche. Hay abundantes casos de vandalismo en los que se les ha provocado, herido, robado e incluso matado.
  2. Si tus gatos suelen vivir fuera, mételos en casa durante los días anteriores y posteriores a Halloween (los gatos de casa, deberían vivir "dentro" de casa siempre).
  3. Nada de golosinas. Los caramelos y otras chucherías que reparten estos días no son para los animales. El chocolate es muy peligroso para perros y gatos, y los envoltorios pueden provocar accidentes graves por ingestión.
  4. La calabaza típica queda muy festiva, pero si se incluye la vela hay que extremar las precauciones. Un animal puede tirarla sin querer y provocar un incendio o resultar quemado él, sobre todo los cachorros.
  5. Disfrazarse es divertido para las personas, pero no para los animales. No le pongas un disfraz a tu perro o gato ni AUNQUE no parezca importarle, porque siempre les provoca estrés en mayor o menor medida.
  6. Si aún así insistes, que sea una ropa segura, que no le apriete en ninguna parte, que no le incapacite para ningún movimiento, y no entorpezca que oigan, ladren o respiren. Vigila las piezas pequeñas que pueden desprenderse para que no se las trague y llegue a asfixiarse.
  7. Vigila que la ropa no le entorpezca la visión de ninguna forma.
  8. Si en tu zona también hay la costumbre de que vengan a la puerta a pedir golosinas, o esperas gente en casa, deja los animales cerrados en una habitación aparte.
  9. Cuando abras la puerta, vigila que el animal no salga.
  10. ¡Identifícalo!